De vez en cuando me gusta leer el libro rojo de la publicidad o el libro rojo de las marcas de Luis Bassat http://www.amazon.com/libro-rojo-publicidad-Spanish-Edition/dp/8423987922/ref=sr_1_2?ie=UTF8&qid=1382370986&sr=8-2&keywords=el+libro+rojo+de+la+publicidad

aunque su nombre no diga marketing, solo diga publicidad o marcas es un libro que enseña 100% lo que es el marketing, yo lo tengo como un libro inspirador, cuando necesito inspiración de alguna clase recurro a él, está lleno de ejemplos, que aunque son antiguos y anteriores a la era de la red todavía se puede aprender muchísimo de él.

Hoy me ha encantado el concepto de share of heart para saber la posición de la marca en el corazón del consumidor (concepto de Luis Plana). Como dice en el libro los productos son racionales pero las marcas los vuelven emocionales. Creo que la sociedad en su conjunto cada vez se está volviendo más emocional, y por lo tanto si una marca quiere triunfar deberá llegar al corazón de los consumidores.

Las redes sociales están haciendo que cada vez compartamos más y como podemos ver con los temas del momento, lo que más se comparte son temas relacionados con la emotividad.

Estamos en una época en el que la situación del país hace que la sociedad en su conjunto se vuelva más sensible a determinados temas, las marcas pueden convertirse en elementos que ayuden a la sociedad y llegar al corazón de las personas. Una comunicación emotiva que llegue a las emociones de las personas marcará la diferencia entre empresas que perduren en el tiempo y empresas que no. Las empresas en el futuro tendrán que tener muy en cuenta la participación en el corazón que tienen en los consumidores para ver el estado de su marca.

Aquí un ejemplo de para mi uno de los mejores anuncios emotivos. Todos los anuncios de Coca-Cola intentan transmitir la felicidad, la felicidad es parte inseparable de la estrategia de comunicación de Coca-Cola, hay muchos anuncios de Coca-Cola que te emocionan pero para mi este es de los mejores.

“Estas aquí para ser Feliz”, magistral.

En los tiempos que corren se necesita algo más que un buen producto, se necesita un producto que emocione.

 

Leave a reply