Cuando decidimos llevar nuestra empresa a la red y abrir cuentas en las distintas plataformas existentes en la internet, debemos tener claro que debemos aportar contenido para esas personas que deciden seguirnos a través de las redes sociales.

Antes de lanzarnos a crear contenido sin más, debemos tener una estrategia diseñada, esta estrategia es la que nos va a guiar para conseguir unos objetivos.

Una parte importante dentro de nuestra estrategia será determinar que tipo de contenidos voy a compartir. Para decidir esto, vamos a pensar en cómo queremos que seamos vistos por nuestros consumidores, vamos a definir nuestra identidad de marca. Vamos a definir los atributos por los que queremos ser asociados, y a partir de aquí todo lo que publiquemos deberá ir destinado a conseguir esto.

Por ejemplo, somos una empresa de cerrajería de aluminio y queremos ser asociados con diseño, utilización de últimos materiales, fiabilidad, etc. no vamos a publicar un trabajo en el que no hemos utilizado materiales de diseño, publicaremos aquello que creemos refuerza nuestra imagen en diseño, igual para cada atributo con el que queramos ser asociado. Si queremos ser asociados con empresa cercana, cada comentario que realicemos en cada red social deberá ser un comentario que transmita cercanía, no podemos intentar ser cercanos y comportarnos de forma distante en redes sociales. Cada atributo por el que queramos ser asociado debe ser estudiado a fondo e intentar transmitirlo a través de nuestro contenido y de nuestro comportamiento en la red.

Tener claro como queremos ser vistos ayudará a que el contenido que creemos vaya en consonancia con lo que queremos conseguir, sin tener esto claro podemos publicar cosas que vayan en perjuicio de la formación de nuestra marca.

 

Leave a reply